LA EFERVESCENCIA LATINOAMERICANA

Poco más de 1.000 actividades programadas en un espacio de 34 mil metros cuadros; 600 autores de 28 países diferentes; 550 presentaciones de títulos. Esto es la edición 27 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México en su versión 2013. 
HOY: Latinoamérica Viva: Cinco autores: cinco países distintos: un encuentro de ideas sueltas. ¿Hay nuevos lectores para los nuevos escritores?

 

 

FIL4_FACESA

 

La realidad de la literatura en esta parte del planeta pasa por uno de sus mejores momentos. Cuando menos, es lo que se siente, vive y piensa; es lo que se repite constantemente en este encuentro de escritores.

—Vivimos una efervescencia interesante en la lectura de obras latinoamericanas —dice la moderadora mexicana Guadalupe Nettel y se empiezan a soltar ideas al aire.

Sin retroceder más de una década, la circulación de nuevos autores latinoamericanos era impensable, irreal. No había un contacto auténtico entre los lectores del fondo de Sudamérica con narradores de más al norte, agrega.

Rodrigo Hasbún (Bolivia) pone el dedo en la yaga, en esta gala con la que se inicia una serie de conferencias en lo que dure la FIL2013.

—Creo que recién estamos viviendo un momento de gran vitalidad donde aparecen escritores muy notables de distintas generaciones haciendo libros muy interesantes, pero yo no sabía lo que se escribía en Perú por no ir más lejos —comenta el joven escritor—; hemos crecido en una cultura del aislamiento o escasez literaria.
FACESA2

Es que en este encuentro no se habla de la gloria que alcanzaron nuestros escritores del “Boom Latinoamericano” después de lo años 70. Es la generación de creadores, poetas, narradores que sobrepasa difícilmente los 50 años.

—Hay escritores que jamás calzarían en una selección y que sin embargo son interesantes, pero que no escapan de nuestros propios círculos —apunta el argentino Oliverio Coelho, con cierta crítica.

Sin embargo, el optimismo está presente. Algunos de estos autores han sido incluidos en antologías latinoamericanas que fueron lanzadas en simultaneo en varios países. En lo que todos concuerdan, es en la apuesta que hicieron por ellos las editoriales independientes.

Al respecto Emilio Fraia, llegado desde Brasil, reconoce la cantidad de nombres que van surgiendo, la diversidad en la oferta y la calidad en su producción.

FACESA3

—En Brasil hay una euforia por los autores latinoamericanos. Hablamos que Latinoamérica es de las literaturas más ricas del mundo, pero en nuestro caso tiene que ver también con la calidad de los traductores —reflexiona el brasileño—; es decir, hace unos años usted podía estar leyendo algo como Kafka, pero no leía nada de Kafka realmente. En Brasil no existía hace 2 años un ánimo de traducir autores latinoamericanos, pero hoy leemos a muchos y muy buenos.

Caso particular, es el que vive Venezuela, sugiere la poeta Yolanda Pantin, donde a pesar de todo, no se ha dejado de leer en tiempo y forma a los nuevos autores.

—Hemos tenido la suerte de leer siempre a tiempo las publicaciones latinoamericanas, pero está ocurriendo en Venezuela un fenómeno apasionante.  Y es que nos estamos leyendo a nosotros mismos con muchísimo fervor —dice la autora y agrega—; pero el tema del apoyo editorial es un tema relacionado a los narradores, porque quienes escribimos versos nos conformamos con pocos lectores.

El cuestionamiento a toda esta euforia llega desde Colombia con el escritor Juan Álvarez que considera que esta maquina de producción literaria guarda relación más con el movimiento de los autores en esta parte del globo, que permite que su trabajo sea conocido, sin significar una rentabilidad palpable para los autores dejando con ello una pregunta en el aire: ¿hay nuevos lectores para los nuevos escritores?

—Esto es muy efervescente, muy vital, pero nadie vive de esto. Hay algo en el sistema que está mal —reclama el escritor—. Aquí dejamos la espalda, los ojos… Está bien, cada quién decide cómo se destruye, pero no por ello tenemos más lectores. El problema es que se pone más dinero en los escritores que en proyectos de lectura —sentencia y los espectadores aplauden la crítica.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *