17-01-08

  *Ya apareciste.
Ya también estoy a punto de dejarte ir.
Uno de últimos cuentos que alguien pudo inspirar.

 

Hoy ya es la 01:54 de la tarde. Ayer a un beso robado me diste una cara de pujo y enojo. De un tiempo a esta parte, aun cuando enojada estés, solo atino a reír ya que sé que así, me encantas más. Más.

Ayer necesite de tu hombro pero me sorprendiste. En realidad nunca has puesto el hombro para dejar caer sobre él mis lágrimas. Pero ayer fue algo completamente distinto. Me diste un baño de agua fría. Hiciste algo que yo hace tiempo te hice. Te puse las cosas claras. Lo hice por teléfono cuando lejos de mi estabas. Me sentí extraño. Extraño porque me quitaste las ganas de llorar, las ganas de llorarte. De llorar por una historia pasada. Y sí, te lo agradezco.

Son las 02:00 de la tarde. Desde ayer en la noche nose nada de ti. Caminé buscándote por aquí y por allá, en la mañana. No apareciste. No respondiste a mi nocturno mensaje de texto. No te gustó ser mi ‘razón’, no te gustó ser el motivo de mi sonrisa. Veamos como llevamos el resto del día.

Aunque la luz no ayuda mucho, prefiero imaginar que te acaricio la frente y te peino el pelo. Me miras y algo zombi me dices: Me voy a quedar dormida si sigues haciendo eso. Quédate dormida que yo cuidare de ti como cuando lo hacías en la línea. Nuestra línea, nuestra historia.

No puedo terminar este texto. Pienso mucho en ti. Donde andarás o cómo te irá. A esta hora debes estar rumbo a tus clases. Tengo una muy buena noticia para compartir contigo. Ojalá te emocionaras como lo estoy. Yo te dejo y te deseo suerte. No puedo escribir más y son las 02: 10.

Más tarde u otro día, continuaré.

***

Ya de noche nos hemos comunicado. Son las 9:30 y tengo ganas de gritarte para que reacciones. A esta hora llevo ya, más de diez minutos pensando y repasando este último mensaje de texto que he recibido de ti. Me guardo mejor el llanto y sonrío ya que a mal tiempo, buena cara. Mejor así. Algo saldrá mañana.

Me distraeré por otros lugares. Aquí, pensando/te, recordando/te, extrañando/te, no es muy bueno seguir.

Chau.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *