DESPUES DE UN INFORME DE AVISO, UNIDAD CONTRA EL NARCOTERRORISMO

*Breve nota sobre el narcoterrorismo. 
Fabricio E. Cerna Salazar
Estudiante de Periodismo – UPC

Horrorosos atentados, dieron muerte cobardemente a Policías valerosos. Policías que por la Patria corren peligro aun cuando, en ese caso, pedían su traslado por amenazas de muerte. Esos son los resultados de algo que hace meses ya se sabía. Estados Unidos publicó en un informe oficial que el narcotráfico estaba haciendo inversiones en guerrillas para mantenerlas latentes en el Perú. Las autoridades no hicieron nada para prever los atentados de Ocobamba y Tayacaja.

En el mes de Abril pasado, el diario El País de España, publicó una nota de prensa donde comunicaba del último informe sobre terrorismo global del Departamento de Estado Norteamericano. En ese informe de los Estados Unidos se consideraba que la guerrilla de Sendero Luminoso (SL), en Perú, había resurgido y se mantenía como “amenaza latente” para nuestro país. Llegó la noticia a Perú y nadie hizo caso a esta publicación pero sí fue brevemente comentada por nuestros muy ‘expertos’ políticos. En el caso del Sociólogo Carlos Tapia, consideraba de “exagerada” la apreciación de Estados Unidos. Del mismo modo fueron las opiniones de las otras voces que se escucharon.

¿Por qué, si resultó ser algo tan exagerado como lo dijeron,  todos salieron meses después, en Noviembre pasado, para levantarse y mostrar su indignación por la pasividad e ineficiencia del Estado peruano ante los atentados perpetrados por algunos miembros de Sendero? ¿El Estado es culpable de que sus políticos ‘fiscalizadores’ no aporten ideas o eleven voces cuando análisis externos y muy superiores a nosotros dicen que SL con inversión del narcotráfico está nuevamente listo para causar desasosiego? El Estado es culpable en cierta forma, más bien, de no tener una buena medida de repartición y poder canalizar, para buen fin, un aumento en el presupuesto para el Ministerio de Defensa, aun cuando este mismo no haya reflexionado de lo que el informe significaba y qué era lo que venía. Es entonces, asimismo, culpable de dejar de lado aquel informe y no buscar la manera de que Estados Unidos brinde un mejor apoyo económico al Perú para una lucha frontal contra el terrorismo y narcotráfico tal y como lo planteara el representante de Perú ante la OEA, Ántero Flores Aráoz.

No queda tiempo para llorar sobre leche derramada, ni para cuestionar acciones o inacciones de parte de los altos mandos del país. No podemos dejar que mas atentados ocurran, ni darle vía libre al narcotráfico, debemos cortar el mal de raíz. Tenemos que honrar la memoria de aquellos muertos en esa lucha contrasubversiva y contra el narcotráfico. Honrarlos aplicando acciones conjuntas, en donde la Policía con sus funciones de inteligencia se unan con las Fuerzas Armadas, preparados para la lucha cuerpo a cuerpo sin dejar de lado de ninguna manera a los programas de Desarrollo Alternativo planteados para las zonas donde se da ahora el conflicto. El trabajo debe y tiene que ser en conjunto y no únicamente en el plano militar sino también, en el social, que incluiría educación, salud, asesoramiento a agricultores para la erradicación del narcotráfico. El temor del terrorismo, que asolara el pasado, ha dado una señal para mantenernos firmes, alertas y no bajar la guardia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *